Posteado por: javibrasil | 26 noviembre 2015

EL HERMANO DE LEOLO

Arrodillado, postrado ante una futura derrota, le clavaba unas largas agujas en las piernas. Al títán, salvaje, indómito, ¿invencible? Semienterradas en la carne tierna, partía las agujas por la mitad para que se le quedaran dentro de su cuerpo, con la esperanza de que éste se fuera pudriendo poco a poco, de forma dolorosa. Pero ni aún así.

Me acordé del hermano de Leolo Lozone.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: