Posteado por: javibrasil | 26 agosto 2015

UN POEMA

Un poema puede tener
el corazón de kiwi
y palabras afiladas
como cuchillas fronterizas.
Puede tener un sabor acre
falseado por sucedáneos
tóxicos de azúcar
que embaucan, engañan, fascinan.
Un poema puede estar podrido
puede florecer en invierno
puede ser un absurdo
un grito estéril de un mudo
un violín desafinado
un bandoneón melancólico
una percusión enfebrecida.
Un poema puede ser
una puñalada profunda en la garganta
sangre a borbotones
una tormenta en formación
un estupor continuo
una mujer desnuda tras un cristal roto.
Puede reírse de la métrica
con carcajadas desabridas
aunque en el fondo
impotente, inútil
la añore con intensidad.
Un poema puede alojar
palabras sucias y desgastadas
adjetivos maltrechos y ofensivos
frases ligeramente obscenas
que ya no escandalizan a nadie.
Oraciones subordinadas que se extravían
puntos suspensivos ilimitados
unos paréntesis que nunca se cierran
o unos verbos tiranizados y sin esperanza.
Un poema puede ser
una sucesión de volcanes
un tsunami en una bañera
un pararrayos hastiado.
Un poema puede provocar pasiones
amor, odio, asco
ira, reflexión, indulgencia
o incluso vergüenza ajena.

Un poema puede,
pero sobre todo, debe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: