Posteado por: javibrasil | 23 agosto 2015

MIRADA

BALSALOBRE

Que mire fijamente a la cámara. Otro disparo más. No sé cuántos van ya. Qué espera encontrar entre mis arrugas, bajo el ala del sombrero, o tal vez enredado entre las hebras canosas de mi barba. La faena me espera. Tengo ganas de acabar y regresar a casa. Besar a mi esposa con ternura. Contarle que el trabajo hoy fue duro, además, con esa lluvia impertinente e incesante, empeñada en molestarme. Otro día más. También le contaré lo del fotógrafo. Carlos. Carlos nosequé. Pero luego. Ahora quiero darme una ducha, sentarme en el sofá y tomarme un té que me caliente los huesos. —Tienes una mirada potente—me dijo Carlos. Potente. Sonreí por cortesía, pero no entendí qué quería decirme. ¿Potente? Potente es el coche de mi jefe, pero no una mirada. Una mirada puede ser de odio, de amor, de envidia, de aburrimiento… Me dijo que mañana volvería. Espero no encontrármelo. Estoy cansado.

Fotografía de Carlos Balsalobre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: