Posteado por: javibrasil | 15 agosto 2015

PIEL

La piel
Un muestrario de pantone
infinito y sutil.
Dios creó al hombre
y a la mujer
pero quizás ya estuviera allí
la serpiente
y nosotros, como ella,
también mudamos nuestra piel.

Abandonamos una epidermis
suave, blanda y bondadosa
dejando los restos pútridos
esparcidos por nuestro pasado,
y mudamos la piel
por otra más dura, áspera y rugosa,
una piel que solo deben tocar
aquellos especialistas
con los que compartimos la vida:
nuestra familia
nuestra pareja
un puñado escaso de amigos.

De vez en cuando
volvemos a cambiar de piel
y la rugosidad
se hace aún más salvaje
más agresiva, tal vez tóxica.

Los especialistas
cada vez lo son menos
y cada vez son menos.
Solo algunos elegidos,unos pocos,
son capaces de mantener invariable
esa primera capa
de piel amable
imperturbable a las variaciones
del clima y de la vida,
una piel lene
pero poderosa y atractiva.

El resto, nos la vamos dejando
a jirones
por las esquinas del tiempo
o arrancadas a mordiscos
por invencibles depredadores.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: