Posteado por: javibrasil | 11 marzo 2015

MARACAS

En una mano
en la izquierda, por ejemplo
una píldora de vandral
con ese color crema
o beige
o beis
un 75 encarnado
y unas montañas
o unos valles
que parecen dibujados
por manos infantiles
donde sólo falta un sol
con ojos y boca
absurdamente sonriente
surgiendo entre las cimas.

En la otra mano
la derecha, por obligación
una píldora de tepazepán
Tepazepán
con mayúscula
como si fuera un monte sagrado
azul, por supuesto
en algún lugar
escondido y místico
de la selva amazónica
o un Dios
el Dios del Silencio
o del Dolor
o tal vez, del Dolor Silencioso.

Si acercas
esas dos píldoras
a tus oídos
muy cerca
y las agitas
con ritmo de depresivo
oirás
que son como unas maracas
de juguete de juguete de juguete.

Pero no
en realidad no lo son.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: