Posteado por: javibrasil | 26 febrero 2014

DON

Siempre he pensado
que todas las personas
tenemos un don,
una habilidad concreta
cobijada en algún
ángulo muerto
del refugio de las neuronas
o en algún pasillo
mal iluminado y polvoriento
de los pliegues
de nuestra alma,
si es que acaso esa palabra,
alma, ánima,
no es sólo una palabra huera,
un pararrayos de plástico
para débiles e ingenuos.

Unos saben hacer
jarrones y tiestos
ensuciándose las manos
con arcilla rojiza.
Otros son virtuosos
del saxo barítono:
digitación vertiginosa.
Unos pocos
multiplican interminables listas
de números decimales
en el suspiro de un segundo.
Algunos, los más osados,
atracan con elegante perfección:
joyerías,
bancos,
concesionarios de coches de lujo.

El don nace
de la predestinación mística
Del guión vital e invisible
o de la simple suerte,
sencilla y potente.
Pero la inmensa mayoría
moriremos sin descubrirlo
y nos pudriremos en la tierra
regalando nuestro abono
a los cipreses altivos
a los poderosos tejos.

Yo, por si acaso,
sigo buscando mi don:
cuento las nubes meticulosamente,
rezo sin fe cuando el miedo me rodea,
colecciono insomnios y frases de novela
y de vez en cuando,
escribo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: