Posteado por: javibrasil | 7 diciembre 2013

NOCTURNO

Me levanté y bebí agua directamente de la botella. Estaba tibia y tenía un ligero y extraño sabor dulzón.
En la calle, dos perros escuálidos y temerosos husmeaban con sus hocicos húmedos en los tesoros de un cubo de la basura volcado.
En algún lugar, los mocasines negros de un guarda de seguridad se paseaban sobre la grava polifónica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: