Posteado por: javibrasil | 6 agosto 2010

VIANNA

Durante la fiesta del ochenta cumpleaños de Jorge Amado, Caetano Veloso le comentó a Gilberto Gil la idea de hacer un disco con el que conmemorar el veinticinco aniversario del tropicalismo. A Gil le entusiasmó la propuesta y decidieron grabar juntosTropicalia 2. Con esta decisión, también pretendían huir de cualquier otra conmemoración más oficial que les estaban proponiendo. El disco tambien sirvió, de forma accidental y no premeditada, para celebrar los treinta años de amistad de estos dos bahianos ilustres. En Tropicalia 2, Caetano entra en contacto por primera vez, a través de su hijo Moreno, con el excelente guitarrista Pedro Sá, pieza fundamental en la Banda Cê que últimamente le acompaña en sus grabaciones y en sus conciertos. En los doce temas que conforman este disco hay canciones propias y de otros compositores, como Riachão o Arnaldo Antunes, alguna revisión de viejos temas y una versión del Wait until tomorrow, de Jimmy Hendrix.

Entre los temas nuevos destaca la estremecedora “Haití”, “Desde que o samba é samba”, canción que, como leí en una ocasión en acertada definición, se convirtió desde el primer momento en un clásico instantáneo o “Cinema Novo”, tema que he elegido para ilustrar este Tropicalia 2.

Cinema Novo – Caetano Veloso e Gilberto Gil

En un texto aparecido en el periódico Folha da Bahia en julio de 1994, Caetano explica, en relación con su disco Fina Estampa, lo siguiente: “La ambición de aumentar el número de personas, aunque me parece legítima, es secundaria y sólo aparece como un subproducto del deseo del sello para el cual trabajo, de ampliar el mercado hispanoamericano para mis discos. Lo que importa, sin embargo, es que, a pesar de ser aparentemente un gesto dirigido para fuera de mi idioma y de mi cultura, se trata de un movimiento para dentro de mi memoria más íntima y para el interior de Brasil: en la pequeña ciudad de Santo Amaro, en Bahia, donde nací y viví hasta los 18 años, se oían en los años 40 y 50, canciones cubanas, mejicanas, argentinas, paraguayas o portorriqueñas que marcaron la formación de toda una generación. Estas canciones son “mías”, están ligadas a recuerdos de familia y de amistad que me dan una especie de derecho sobre ellas, y, sin duda, les dan un inmeso poder sobre mí.”

El sello Polygram le había pedido a Caetano hacer un disco con algunas de sus canciones traducidas al español. Algunos cantantes brasileños ya sucumbieron a esta idea, como Simone o Djavan, y los resultados han sido siempre desastrosos. Como bien explica Caetano en el texto del párrafo anterior, la música hispanoamericana formaba parte de su educación musical y de su memoria emocional casi de la misma forma en que lo podían hacer viejos sambas o las marchinhas de carnaval, así que conveció a Polygram para grabar este álbum, que tuvo al año siguiente su réplica en formato de disco en vivo, y que contó con los delicados arreglos y la dirección musical del gran Jaques Morelenbaum. En mi opinión, en este trabajo se ve claramente una de las grandes virtudes de Caetano, que es la de devorar las canciones, fagocitarlas, “canibalizarlas”, o “caetanizarlas”, como diría Djavan, y hacerlas suyas. El repertorio de este disco está formado por unos cuantos clásicos de la música popular hispanoamericana. Algunas de estas canciones siempre me habían parecido simplonas, cuando no directamente cursis. Caetano las devora y las transforma. Por eso admiro a Caetano. Por eso, entre otras muchas cosas.

Vete de mí – Caetano Veloso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: