Posteado por: javibrasil | 29 mayo 2010

FELIZ

Le preguntaron si tenía alguna última voluntad antes de ser fusilado cuando rayase el alba del nuevo día.

—Sí. Me gustaría que mi última cena fuera un plato de arroz blanco.

El alcaide de la prisión no encontró ninguna objeción a la petición y le concedió la gracia. El prisionero fue comiendo del plato, pero sólo un grano de arroz cada noche.

Falleció por inanición a los 42 días.

Murió feliz.


Responses

  1. El mensaje está muy claro.

  2. muy bonito

  3. Muy bueno Javi.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: