Posteado por: javibrasil | 25 marzo 2010

DESIERTO

Los cinco cadáveres aparecieron en San Francisquito con los pantalones bajados, las manos a la espalda atadas por un grueso cable de acero y un palo metido por el culo. A quinientos metros estaban sus cabezas, decapitadas, con la lengua arrancada, formando un macabro círculo. Fotografié la escena con la cámara digital desde todos los ángulos, tomé unas cuantas notas en mi agenda y cuando llegaron los forenses de la Semefo(*), también conocidos como los basureros, les dí el relevo y me largué de allí. Desde el D.F. el ministro y presidencia nos exigían resultados con urgencia, y el vecino del piso de arriba había decidido lavar su imagen a costa de sus cuates mejicanitos, con lo que unos cuantos agentes de la DEA(**) estaban colaborando con nosotros en la investigación. Esa misma tarde encontraron cuatro bidones repletos de cocaína jodidamente blanca y pura, pura como la Virgen de Guadalupe. Estaba enterrada bajo toneladas de arena en mitad del puto desierto.

Llevo ocho meses en Sonora intentando que caiga el cártel de los Farfanes, y aún no me he acostumbrado a toda esta mierda. Ser un agente antidroga aquí es lo más parecido a ser Dios en el infierno. Sólo nos superan los narcos: ellos son el mismísimo Satanás en la tierra. Por la noche llego al hotel, derrotado por el cansancio y el hastío. Me quito las botas y me tumbo en la cama sin desvestirme. Busco algún canal donde estén dando fútbol, a ser posible los Pumas. Bajo el sonido de la televisión y me masturbo viendo las repugnantes fotos que yo mismo tomé esa mañana, donde caras desprovistas de rictus parecen reirse de mi desde sus dientes podridos, pero que sin embargo me provocan una dolorosa y potente erección. Después de venirme, me limpio con un trozo de papel higiénico y llamo a mi esposa al D.F. Me reconforta oír su voz, como un rubí brillante en medio de tanta mierda. La echo mucho de menos. Me dice que Rosa ha vuelto a suspender inglés y que a Carlos le asaltaron el viernes en la esquina de Reforma con Aztecas.—Cuídate mucho. Prométemelo—, se despide sujetándose el llanto.

Intento dormirme, no pensar en nada, pero sé que si todo sale bien, dentro de poco estaremos  en Miami, huyendo de las nauseabundas y fétidas cloacas mejicanas, confiando en el olor puro y bendito del verde de los dólares, y agradeciéndole a Dios porque sólo Él sabe lo mucho que me costó decapitar a aquellos cinco pobres cabrones.

 

(*) Semefo.- Servicio Médico Forense
(**) DEA.- Drug Enforcement Administration


Responses

  1. Duro, real…
    Bravo, Javibrasil!!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: