Posteado por: javibrasil | 5 septiembre 2009

EL FÚTBOL

“El fútbol hay que verlo en grupo y preferiblemente en un bar, cuanto más concurrido mejor. En esa estrategia excitante para hacerse un hueco ante la pantalla, uno siente de verdad el vértigo sobre la cancha. Hay una tristeza abismal en el aislamiento del espectador de fútbol. En la soledad, las piezas de un juego de ajedrez pueden cobrar vida sobre la tabla y te recuerdan que llevas dentro una batalla. Pero en el fútbol todo va volviéndose irreal si uno está solo. Es la posición de quien se sienta una tarde de domingo en el extremo de un dique. Todo va alejándose, abandonándolo, excepto la niebla que acude para envolverlo como el espectro de una amante gótica. El espectador solitario percibe cómo los jugadores procuran escabullirse del partido, emigrantes en juego, perseguidos por la cámara y la depredadora mirada de los presidentes en el palco, mientras los comentaristas se van desentendiendo del asunto hasta convertirse en un rumor. Hay un segundo tipo de solitario futbolístico y es el que camina con transistor. Nada ni nadie osa interrumpir ni con el saludo la marcha auricular de este ser mitológico. Gane o pierda, su andar serio, circunspecto, con la mirada conectada a la dinamo de la voz radiofónica, es un movimiento que se confunde con el destino. Algunos de estos solitarios del transistor tienen el aspecto de volver apesadumbrados de un campo remoto, donde todavía humean por las bandas los rastrojos quemados, y hay un árbol con una soga para amedrentar al contrario. Pensamos que el solitario del transistor escucha la voz alegre del Carrusel, pero en realidad oye los lamentos de aquel árbitro de Osvaldo Soriano que perdió los dientes por pitar con justicia: “A Dios no le gusta el fútbol, pibe. Por eso este país anda así, como la mierda”. Y en el bar se hace un silencio respetuoso cuando pasa por la acera la silueta bíblica del solitario del transistor.”

 El fútbol – Manuel Rivas

(Publicado en El País, hoy, 5 de septiembre)


Responses

  1. Yo creo que Mauel Rivas no empieza acertadamente. Me parece que el fútbol hay que verlo en el campo, aunque se esté más incómodo, se pase frío (o calor), se tenga hambre y no se puedan ver repetidas las jugadas, aun a riesgo de equivocar la percepción y pedir un penalti que no hubo o reclamar un gol que no fue, o una mano, o un “orsay”. Una de las grandezas del fútbol, sin duda.
    Y el humo del puro del señor de delante, claro.

  2. A usté lo que le ocurre es que es un romántico, y ese es un vicio muy malo, créame. El fútbol en el campo comenzó a fallecer lentamente desde que uno puede ir cinco minutos antes al estadio y tiene su sitio reservado, desde que se puede ver repetida las jugadas en las televisiones de alguno de los muchos palcos privados, desde que la gente ya no come pipas y si enciendes un puro, alguien te lanza miradas inquisidoras. Lo que ocurre es que el fútbol es un enfermo que goza de una excelente salud.

    Abrazos cordiales, señor Duarte.

    P.D. ¿Do quedó aquel simpático gorilita?

  3. Hay algo, sin embargo, que permanece en ambas posibilidades de ver el fútbol: la madre del árbitro.

    Por cierto, yo veo un gorila.

  4. Pois para mim, o campo é sim! o melhor lugar para assistí-lo. Não há nada mais emocionante do que ver um gol da sua equipe in loco, “pura arte”. Sem falar que a transmissao na tv daqui da Espanha me parece monótona, enfadonha, parece conversa de comadre. Nunca vi tão pouca vibração pelo narrador e comentaristas do jogo. Não se grita um GGGGOOOOOOOOOOOOOOOLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL como se a palavra estivesse presa na garganta há muito, e finalmente consegue sair, como se fosse o último sopro de vida! Não se expressa muita emoção, aburridíssima. Quase durmo… e olhe que eu adoro fútebol! Quanto ao texto de Rivas, formidável.

  5. Estoy de acuerdo con Duarte, porque todavía no se inventaron los TVs que emanen el olor a césped regado, porque por muchas personas que haya en el bar, no llegan a las 90.000 que en una brutal sacudida puntualmente gritan Goool!, porque es un poco menos cobarde gritarle al árbitro desde la grada, que a través de un cristal, por la emoción de tener a tus héroes a sólo unos metros, ayudándoles “in situ” con un gesto de cabeza a rematar en cada córner, etc…
    Estoy de acuerdo con Javi Brasil, que los “tiempos actuales”, son algo diferentes y cómodos (hasta tenemos calefación en el estadio) a los de antaño…
    Y también estoy de acuerdo con Cristina, que los comentaristas de las diferentes TVs españolas, son unos sin sal, aburridos y llenos de tópicos, reforzados en las retransmisiones por antiguos jugadores, que nunca son objetivos y prácticamente no aportan nada que no sepamos.
    Mis vecinos de grada, son unos sabios, que se anticipan a cada jugada, a cada cambio, y que aprendo cada día con sus comentarios.
    Viva el Fútbol! / Abraços.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: