Posteado por: javibrasil | 29 mayo 2009

F.C. BARCELONA

Declaración de principios: soy del Real Madrid, socio desde hace veinticinco años y este miércoles quería que perdiera el Barça la final de la Copa de Europa. Es simplemente una cuestión de rivalidad deportiva. El Barcelona es el espejo en donde se mira el Madrid y viceversa. Es con quien nos medimos. Pero sólo es eso. Por lo demás, soy un aficionado del Madrid un tanto atípico: adoro Catalunya, a los catalanes, su idioma, su cultura…Vivo en un permanente estado de arrobamiento con la ciudad de Barcelona. De hecho, cuando en tertulias con amigos, compañeros de trabajo, etc. comento que deseo que el Barça pierda, me molesta que se confunda este deseo, insisto, exclusivamente deportivo (o quizás sería más correcto decir antideportivo), con otros más zafios, pseudopolíticos, donde impera una feroz catalanofobia que llega a dar miedo y no para de crecer.

El F.C. Barcelona es una institución que admiro, capaz de mantener en la élite europea y mundial a diferentes disciplinas deportivas año tras año. Es evidente que el Barça es algo mes que un club. Por eso mismo, la identificación que Joan Laporta hace siempre que puede de su club con el independentismo catalán no le hace ningún bien a la entidad, aparte de ser una torpeza estratégica. Laporta es un personaje que arroja luces y sombras, al menos esa impresión personal tengo. A veces parece una figura arrogante y soberbia, pero por otro lado, tuvo la valentía de echar fuera del estadio a los violentos, esos mismos violentos que encuentran acomodo y todo tipo de facilidades en el resto de casi todos los clubes, o la valentía de confiar en alguien como Guardiola, con un escaso bagaje como entrenador. Cuando tomó aquella decisión, hace ahora casi un año, aquello no se podía entender sino como una locura, o quizás una huida hacia adelante, teniendo en cuenta la delicada situación que por entonces vivía Joan Laporta y, por extensión, su club.

Ciñéndome estrictamente a lo deportivo, el Barcelona de esta temporada ha sido sencillamente sublime. Ha completado una temporada maravillosa de inicio a fin, culminada con el partido de Roma de este pasado miércoles. Una defensa rocosa y potente, un centro de campo delicioso y un trío atacante demoledor: Eto´o y su sempiterno instinto asesino ante la portería (si consiguiera atenuar un tanto la ansiedad sería aun mejor jugador), las prestaciones de un Henry que, aun estando en la cuesta abajo de su carrera, continua siendo un jugador estupendo y elegantísimo y Messi, una suerte de jugador suicida cuando se lanza en velocidad contra la defensa contraria, capaz de ganar un partido él solo, rasgo que define a los grandes jugadores de verdad, con mayúsculas. Y Messi lo es. El Barcelona ha demostrado durante la temporada que siendo dueño del balón, la batalla estaba perdida y que quien se atreviese a intentar jugarde de tú a tú se arriesgaba a sufrir el castigo que recibió, sin ir más lejos, el Real Madrid el día del 2 a 6. Pero apenas he oído alabanzas sobre el inmenso partido que el Barça hizo en la segunda parte de la final de la Copa de Europa, completando un ejercicio defensivo rotundo y brillante. En cuanto a Guardiola, le admiraba como jugador y lo hago también como entrenador. Como jugador demostró que en el fútbol, la velocidad debe estar más en la mente que en las piernas. Era lo que yo llamo un “lento elegante”. Zinedine Zidane era el gran maestro de eso. Debo aclarar que en mi personalísima opinión, la figura del entrenador en el deporte, a un nivel profesional, me parece que está, conceptualmente, sobredimensionada. Estimo que casi más importante que los conocimientos tácticos y técnicos, lo es la capacidad de gestión emocional y de un colectivo tan complejo como es el vestuario de un equipo de altísimo nivel, con jugadores de diferentes culturas y con unos egos, por lo general, desmesurados. Para mi ese ha sido uno de los grandes aciertos de Guardiola: saber gestionar el grupo, la situación siempre incomoda de los que no juegan, e inculcarles a todos ellos una fe que por momentos parecía fanática en una forma de concebir el fútbol y de llevarlo a la práctica hasta sus últimas consecuencias. Era emocionante comprobar en los pocos partidos en los que el Barcelona se ha encontrado con un marcador adverso, como no dudaban y no cambiaban ni un ápice su ideario futbolístico.

Para finalizar, quisiera hacer una reflexión sobre unos comentarios, ventajistas y hechos a favor de corriente, que se han oído mucho durante todos estos días. Hay muchas formas de jugar al fútbol y todas son válidas. El objetivo es vencer. Un buen entrenador es aquél que sabe lo que quiere y consigue transmitírselo a sus jugadores. Puedo admitir que se discuta sobre lo que es fútbol bonito o feo, que viene a ser lo mismo que discutir sobre el sexo de los ángeles, pero jugar bonito o feo no tiene su equivalencia en jugar bien o mal. No conozco a nadie que no se haya enamorado del juego del Barça este año, cierto. Pero si alguien no sabe apreciar también toda intensidad táctica y la belleza que contiene el planteamiento de un equipo que juega a la defensiva (me viene a la cabeza el gran partido que hizo el Liverpool en el Santiago Bernabeu) tiene un problema: o bien es un demagogo, o bien tiene una tara futbolística que le impide disfrutar plenamente de todas las facetas de este deporte.

Dicho todo esto, sólo me queda una cosa que añadir:

Felicitats, Barça

Anuncios

Responses

  1. Yo creo que Álex Ferguson sabía que la mejor manera de fastidiar al Madrid era que el Barça hiciera triplete…

  2. El muy ladino.

  3. Hum, Duartinho: no había pensado en esa posibilidad, pero conociendo al personaje, no me extrañaría nada.

  4. Lo que yo te diga…

  5. Javibrasil, te felicito por saber y/o poder disociar el tema deportivo del resto de las otras “cualidades” que acompañan al FC Barcelona.
    Yo también soy Sócio del RM hace casi 35 años, y te aseguro, que actualmente, pensar y/o sentir como tú, para mí es imposible…
    Desde hace algunos años, desde aquellas latitudes, nos llega nítidamente el sentimiento anti-español, anti-madrid, y anti-todo lo que tenga que ver con no ser catalán.
    Cada vez hay más cosas que nos separan, y los políticos de turno (por intereses de su negocio), ya se ocupan de que así sea.
    Laporta (como tantos otros), es una marioneta de aquel sistema cada vez más fundamentalista.
    Perdona mi sinceridad.
    Saludos / Siempre Real Madrid!

  6. Carlos: no tengo que perdonar tu sinceridad sino agradecertela. Toda opinión que sea expresada tan correctamente como la tuya, aunque difiera de la mía, o incluso justamente por eso, siempre será bienvenida en esta mi bitácora. Un saludo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: