Posteado por: javibrasil | 19 mayo 2009

CARCINOLOGÍA

Trabajar rodeado de marujas es, como bien sabéis, una tortura cotidiana. Eso sí, son una fuente inagotable de frases grandiosas.

Maruja 1: Huy, que bien le queda a B. esa blusa que lleva de color salmón.
Maruja 2: No es de color salmón. Es de color quisquilla.

Anuncios

Responses

  1. ô javi, desculpe a ignorância giria-istíca, mas o que significa “quisquilla” :-/ ?

  2. Carioca. A traduçao de “quisquilla” seria mais ou menos “camarão”. Mais ou menos, sim.

  3. Deberías ir a trabajar con camisa hawaiana.

  4. não me enrola javi que tenho aqui a um clique o RAE 😉

  5. Hoy he asistido (como testigo) a la siguiente exclamación:
    “¡Mírala qué guapa va de color quisquilla!”
    He sentido un déjà vu que me ha traído hasta acá. Inquietante…
    Cosa de pobres ¡pudiendo uno vestirse de color langosta o bogavante!

  6. ¡Oh, Duarte, estimado amigo! La vida no hace más que ponernos pequeñas piedras en el camino de nuestro devenir, haciendo que todo sea más difícil y nos exija esfuerzos mayores: ¿Existirá, pregunto con congoja, el color “Gambas al ajillo”?

  7. La vida es pura sinestesia… La quisquilla no es un color, sino un sabor. Y las gambas al ajillo son un estupendo olor.
    ¿Y de comer? ¡Comámonos los marrones!

  8. JAJAJAJAJAJA NO SE


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: