Posteado por: javibrasil | 2 octubre 2008

DIOS EXISTE. Y ME VIGILA.

El otro día, en un rato libre que tuve en el trabajo, escribí esa tonteria de “Horóscopos”. A la salida, y mientras regresaba a mi casa, me ocurrió lo siguiente:

Yo nunca me siento cuando viajo en metro. Mi exquisita educación hace que esté pendiente de si hay alguna viejecita, alguna embarazada, o alguna viejecita embarazada que viaja de pie y que necesita mi asiento. Asi pues, si puedo, suelo apoyarme en una de las paredes del vagón. En la estación de Ciudad Universitaria se subió una morenaza de impresión: larga melena, generosísimo escote, falda corta…Se sentó justo en una de las filas de asiento del otro extremo. Estiré un poco el cuello para echarle un muy varonil/machista (táchese lo que no proceda) vistazo cuando, de golpe, el pasajero que iba justo a mi lado, que era un sacerdote joven, pelo cortado a navaja, gafitas a lo Lennon e impecable clergyman, desplegó, de par en par, y justo delante de mí, el ejemplar de ese día de El Mundo. Nunca antes había sentido tanto el peso de los símbolos de la Conferencia Episcopal.

Lo dicho: Dios existe y me vigila. Nunca más escribiré sobre curas que ansían ligueros rojos de encaje. Al menos, en las próximas veinticuatro horas.

Anuncios

Responses

  1. Yo soy la morena que iba en el metro.

  2. Ya decía yo que tenía pinta de llamarse Kaetana.

  3. ¿Que Dios te vigila? Eso es bueno, supongo que significa que os importáis. A muchos otros nadie nos censura las libidinosas miradas…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: