Posteado por: javibrasil | 26 febrero 2008

COTIDIANO

Ayer por la tarde, paseando por mi pueblo, me crucé por el camino con un niño de unos ocho años que iba de la mano de su madre. Pasábamos los tres por una estrecha calle en la cual hay uno de esos tubos negros de plástico que, desde el último piso de un edificio de tres plantas, acaba su recorrido en un volquete y que es usado por los obreros para arrojar los escombros de la obra.

El niño, muy pensativo, y sin parar de caminar, se quedó mirando con mucha atención el tubo negro, para finalmente, y con todo el semblante grave y serio que un niño de ocho años puede tener, preguntarle a su madre:

– Mamá, y ese tubo…¿es para la gente que quiere suicidarse?

La madre cruzó fugazmente conmigo una mirada, agachó la cabeza, y aceleró el paso.

Fin del post.


Responses

  1. Los niños siempre van un poco más allá de las apariencias y le buscan utilidades nuevas a todo. Sus preguntas son tan incisivas como las miradas de sus madres. Tu gesto lo imaginamos.

    Fin del comentario.

  2. Coño, el niño se merecía una respuesta.
    Luego, pasa lo que pasa.

  3. ¿no es para eso?

  4. Una forma de suicidio que no se me había ocurrido… Estoy dejando de ser tan cría.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: