Posteado por: javibrasil | 19 junio 2007

FUERA DE JUEGO

Las casas se descuelgan absurdas por la colina, perfilando geografías imposibles. Puzzles caóticos y paranoicos de humildes ladrillos sangrantes, cincelados a golpe de pobreza y cocaína. Lloviznas de geranios y rosas rojas. Y amarillas. En el centro, un falso corazón extirpado con crueldad a las vísceras de la favela regala con desprecio un pequeño rectángulo deforme. Dos porterías huérfanas y melancólicas y un balón ausente.

Allí cada noche, mi camiseta es mi piel, soy Ronaldo, acomodo las horas en mis pies, soy Maradona, invento paredes con la muerte, soy Pelé, descalzo regateo a mi futuro, soy Dios. Riéndome en el laberinto hago goles sin rencor que celebro con la espuma del otro lado. El balón es mío. El espacio es mío. El silencio es mío. Del resto nada sé.

La luz mísera de las farolas se cobija displicente en mi sudor esclavo. En cada jugada conjuro pesadillas; burlo infiernos; amago redenciones. En cada pase, resumo la incertidumbre; secuestro la audacia de los contrarios; ahuyento el dolor intangible. A un lado del regate, una bala, al otro, una vida por maldecir. Cada rival que me encara es un muerto que desafío y que me condena. Ecos de disparos evocan percusiones. Gol. Gol. Somos cinco, somos ocho, somos once, soy yo solo y el balón. Desatiendo recuerdos futuros y enfrento la portería como quien enfrenta impasible lo inaplazable. Zigzag. Amor. Bang. Los penaltis no se chutan: se ejecutan. Las faltas no se lanzan: se disparan. El miedo no se vence: se disfraza. Los partidos aquí nunca se ganan. Quien empata, triunfa.

Brasil apesta a ingenuidad y a podredumbre, a esperanza y a miseria, a amargura, risas, pólvora, música y ataúdes. Brasil es crucifixión y resurrección, es un inmenso y desasosegante muladar con elegantes vistas a Copacabana. Cada día en Río, muero una docenas de veces. Por la noche, no. Por la noche juego al fútbol. Vivo.

Anuncios

Responses

  1. Muy gráfico. Muy logrado.

  2. Si, muy bueno.

  3. Sin embargo… una vez que sales de la favela, cuando marcas el primer gol fuera de la sucia ciudad, tu vida no vuelve a ser la misma…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: