Posteado por: javibrasil | 26 julio 2005

MI DIEGO

…por que yo prefiero hablar que escribir, por que escribir no me gusta, y casi no se, la verdad, pero hablar, hablar me gusta mucho. Cuando bajaba a la panadería pues igual solo le compraba una barra a la señora Carmen, pero yo me pasaba allí que se yo el tiempo hablando de nuestras cosas, usted ya sabe, pues chismorreos y eso, y luego pues también me paraba mucho a hablar con esa chiquita que no se si era ecuatoriana o de por ahí, por Sudamérica, que se encargaba de cuidar a la vecina del tercero, que a mi es que me encantaba hablar con esa chiquilla por que tenia una voz muy bonita y me contaba cosas de su país y no se, pues a mi aquello me emocionaba mucho, por que ya, pues últimamente, con mi marido el pobre, pues no hablaba mucho, y con mi hijo tampoco, que solo aparecía para pedirme dinero. Mi marido, mi Diego, el hombre, nunca fue muy hablador, ni cuando éramos novios ni nada, que yo creo que eso era lo que a mi mas me gustó cuando lo conocí, que le daba como un aire de misterio y esas cosas, pero ya, desde que empezó a pegarme pues aun me hablaba menos. Yo entiendo que el marido es el que tiene que llevar los pantalones en casa pues por que tiene que ser así y yo eso lo entiendo, y hasta que alguna vez me pegase, pues también lo entendía, pero no se, últimamente me pegaba por casi todo. Claro que a veces venía muy borracho y lo pagaba conmigo y yo, pues he aguantado muchas palizas pero es que le quería mucho. Mi Diego era un hombre muy bueno, de verdad, yo se que me quería mucho aunque a veces se le fuera la mano. Hace cuatro años hasta salimos de viaje y nos fuimos a Benidorm, que es una preciosidad, no se si usted habrá estado, y allí, en el hotel hasta me saco a bailar una noche pasodobles, que a mi siempre me ha encantado bailar, desde jovencita, y yo, esa noche, pues me puse un traje muy bonito negro que me lo compré para la boda de mi sobrina la Laura, y que no me lo había vuelto a poner, pero esa noche, que yo creo que hasta los extranjeros nos miraban por que bailábamos muy bien, de verdad se lo digo, y, bueno, pues eso, que daba gusto estar allí bailando, mi Diego y yo, como cuando bailábamos en las fiestas de San Roque, en el pueblo, hace ya treinta y tres años, por que estuvimos casados treinta y dos años, que a cualquiera que se le diga no se lo cree, por que, la verdad, ya pocos matrimonios resisten tanto, que a los dos años se están separando pero nosotros, no, nosotros éramos un matrimonio de los de toda la vida, de los de verdad. Pero no se que le pasaría a la vuelta de ese viaje que fue cuando empezó a beber, bueno, beber ya bebía antes, como todos los hombres, eso usted lo sabrá bien, pero, no se, ahora bebía mucho mas. Y un día me asuste mucho, por que me pego y no había bebido, y me llamó puta, con perdón, que me da vergüenza decírselo, que es verdad que solo me lo llamo esa vez, pero mire usted, me dolió mas eso que todas las veces que me pegó, que una vez me golpeo la cabeza contra la pared y me hizo mucha sangre, que tuvimos que ir al hospital en un taxi, y mi Diego iba asustadísimo, me daba pena verle así, que tuvimos que contar una historia en el hospital que me había caído por las escaleras y me dieron diecisiete puntos que recuerdo que me dolían mucho cuando me los ponían, pero luego, mi marido estuvo muy cariñoso conmigo durante mucho tiempo, que fue cuando me regalo la aspiradora que me hizo tanta ilusión y que yo pensaba que este hombre es un cielo, por que yo lo quería mucho, ¿sabe? pero lo quería de verdad, muchísimo, por eso, aquella noche, después de que me viniese borracho a casa y me pegase otra vez, cogí el cuchillo con el que acababa de abrir la sandia y cada vez que se lo clavaba en el corazón le decía, perdóname, perdóname, perdóname, perdóname Diego.


Responses

  1. ¡tremendo javi¡ Afortunadamente cada vez son menos las mujeres que creen que se merecen que las peguen.

  2. Por desgracia… todavía quedan mujeres que justifican que sus maridos las peguen porque son ¿hombres? y el matrimonio lo entienden así…
    Me ha encantado Javi… sobre todo el final… lo que más…

  3. Que pena que todas as mulheres que tenham um “Diego” nao façam o mesmo, só que muito antes – rs


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: